Isra Garcia

(Mi) Ritual matutino estoico

Mi próximo experimento, tiene que ver con el estoicismo, un test que llevo un par de años queriendo realizar, pero para el cual no me sentía preparado para llevar a cabo. Necesitaba estudiar, analizar, investigar, practicar, interioridad e integrar mucho más la filosofía estoica en mi vida y trabajo. El momento ya casi ha llegado. Mientras sigo desarrollando, implantando y absorbiendo enseñanzas, aquí presento el ritual matutino estoico que seguiré cuando lance la prueba…

Ritual matutino estoico

Ritual matutino estoico

Se divide en tres partes:

1. Autoconocimiento

Pregúntate a ti mismo tan pronto como despiertes:

¿Qué es lo que me falta para tener que ir a buscar la libertad en la pasión?

¿Y qué me falta para encontrar la tranquilidad?

¿Qué es lo que soy? ¿Soy acaso un mero cuerpo, poseedor de cosas, o reputación? No soy nada de eso.

¿Qué soy entonces? Un ser racional, un ser único, soy unidad.

¿Qué se requiere de mí? Meditar sobre mis acciones, bailar con el momento, vivir despierto y crear cambio positivo.

¿Qué es lo que me aparta de la serenidad?

¿Qué es aquello anti-social, poco amigable o despreocupado que hice?

¿Qué hice para fallar en todas esas cosas?

¿Qué acción puedo emprender hoy para apartarme del placer y del dolor?

¿Qué es todo lo inesperado que la fortuna me trajo ayer? ¿Y qué podría deparar hoy que pueda desestabilizarme?

¿Qué es todo lo que puedo controlar que no estoy controlando? ¿Y qué es todo aquello que no puedo controlar que estoy intentando controlar?

¿Cómo voy a honrar hoy mi virtud, en qué momentos la practicaré?

Te puede interesar:  Allá a lo lejos – donde nadie alcanza

¿Qué obstáculos aparecieron ayer y cómo los conquisté haciéndolos parte de mi camino?

2. Autocontrol

1. Oración estoica – dicotomía del control de Epicteto.

2. Meditación: una hora.

3. Priming deportivo: entre 5 y 20 minutos.

4. Journaling – solo unas pocas páginas donde escribas tus pensamientos, miedos y esperanzas. El objetivo aquí es no tanto la actividad de escribir, sino la reflexión ritualizada. Toma un poco de tiempo para mirar dentro de ti mismo y examinar.

3. Autoafirmación

Cada día, empezando hoy, pregúntate a ti mismo esas mismas preguntas tan contundentes, explora tu razón, refuerza tu rectitud y crea en ti, ese refugio sanador para el alma tan importante. Permite que la filosofía y el trabajo consistente te guíen hacia mejores preguntas, mejores acciones y una mejor virtud una mañana detrás de la otra, durante toda tu vida.

Atribución imagen: Tahaiana Máximo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cuidate con estos productos de belleza